El arcoiris

En los días en que siempre llovía y no existían los colores, el zorro y el jaguar no podían salir a cazar mucho: eran jóvenes y comían pescados y sapos y debían nadar para charlar y visitarse.

Un día, el jaguar visitó al zorro y éste se quejó de lo mucho que llovía, lo poco que comía y lo grises que eran sus vidas. El felino estaba feliz con la lluvia, pero tenía mucha hambre, así que los dos decidieron hablar con el espíritu de la lluvia, que era el arcoiris.
Le rogaron para que no lloviera tanto y este espíritu aceptó, con la condición de que no caminaran sobre el arcoiris. El zorro y el jaguar, que eran jóvenes todavía y muy traviesos, cuando vieron que ya no llovía, se treparon al arcoiris uno por un lado y el otro por el otro lado hasta que el arcoiris no aguantó: se rompió y salpicó con sus colores el mundo; desde entonces todo tiene diferentes colores.

Alfonso Reguerin Argote
Reynando Vilela Diez de Medina
(compiladores leyendas de Bolivia)
(ver comentario en Pizarra Noticias)

volver a la portada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s