El amor del sol y la luna

Cuentan que Tzultak`a era el poderoso Señor del Cerro o Dueño del Mundo. El poderoso Señor tenía su palacio en el interior de una cueva, cercana a Cobán, dicen unos, San Juan de Chamelco, cuentan otros.
En su palacio tenía muchas riquezas y atesoraba un espejo de jade, llamado Lem, tan pulido y brillante que reflejaba toda a su alrededor y tenía el poder de mostrar a Tzultak`a cosas que sucedían muy lejos.
También poseía Tzultak`a otras piezas de gran valor, como flechas con puntas de obsidiana, arcos, lanzas, escudos y muchas prendas de todos los rincones de sus dominios, entre los que se destacaba una mágica cerbatana que era capaz de lanzar hasta los confines del mundo, llamada Pubche`. 
La riqueza de Tzultak`a era tanta que la compartía con todos. Así, de su palacio se esparcía la abundancia hacia la superficie, por eso brotaba el maíz para alimento de los humanos, y las plantas para sustento de animales y aves. Pero Tzultak`a guardaba un tesoro aún mas grande y valioso, que era la alegría de su corazón: su bella hija llamada Cana Po.
El rostro de Cana Po brillaba con luz propia, era blanco, suave, delicado y de líneas curvas que marcaban un óvalo perfecto. La joven se dedicaba a tener bello el palacio de su padre, se entretenía mucho tejiendo y bordando, por lo que obsequiaba a su padre espléndidas telas de muchos colores y diseños. Su talento era  tal que su padre guardaba los tejidos en cofres especiales, en un salón especial del palacio.
Cana Po salía a tejer fuera del palacio con el fin de inspirarse en las aves y plantas. Un día observó a un joven muy apuesto que, al parecer, era un cazador porque llevaba cargado un venado. En ese tiempo, las personas comían carne de animales cazados en los bosques, por lo que solamente los atrapaban para alimentarse. Cuidaban que las presas fueran adultas y, de preferencia machos, para cuidar a las hembras que protegían a las crías.
El nombre del cazador era Xbalamk`e. A Cana Po le pareció que era muy guapo y que su rostro también tenía luz propia. Las miradas de ambos se cruzaron y, casi sin saber cómo, estaban enamorados el uno del otro. Xbalamk`e era un buen cazador, pero deseaba impresionar a Cana Po para cuando pidiera su mano al gran Tzultak`a  este  no tuviera mas remedio que aceptarlo como yerno. Para lograrlo empezó a pasar todos los días frente a la cueva del palacio, llevando un venado sobre sus hombros.
La joven, que deseaba disponer favorablemente al gran Tzultak`a hacia el muchacho, le comentó que desde hacía varios días veía como pasaba frente a la salida del palacio, un apuesto arquero y cerbatanero, que sin falta, llevaba un animal sobre sus hombros.
Tzultak`a escuchó con atención, pero también con preocupación. Su hija ya no era una niña y sin equivocarse, adivinó que estaba enamorada. El poderoso Señor pensó en desacreditar al joven frente a los ojos de la doncella, sin hacerle daño, y lograr así mantenerlo alejado de su adorada hija.
-Hay que tener mucho cuidado con ese hombre, puede ser engañoso. Debemos analizarlo de alguna forma, hasta que estemos seguros si su actitud es sincera -le dijo a Cana Po.
Entonces Tzultak`a le indicó a su hija que buscara agua de nixtamal en la que se cuece el maíz, y que la dejara tirada frente a la cueva, en el camino por dónde acostumbraba a pasar Xbalamk`e. La joven siguió las instrucciones de su sabio padre y, al día siguiente Xbalamk`e pasó muy entretenido mirando a Cana Po, por lo que no se dio cuenta que el terreno que iba pisando estaba resbaloso por el agua de nixtamal y resbaló y cayó. 
Al caer, descubrió su secreto: llevaba un cuero de venado relleno de ceniza y era el mismo que le había estado sirviendo para engañar a la joven. Había ocurrido que por estar pensado en ella Xbalamk`e ya no cazaba nada. Cuando el artificio quedó en evidencia Cana Po pensó que era un engañador y se rió de él. Xbalamk`e se retiró avergonzado. Mientras Cana Po le contaba lo sucedido a su padre y el sabio Tzultak`a le confirmaba que debía tener prudencia con los hombres.
En el momento en que Xbalamk`e quedó en evidencia, también dejó caer una semilla de tabaco frente a la cueva que daba ingreso al palacio de Cana Po. La semilla germinó y nació una planta que fue creciendo y a la cual llegaban muchas avecillas para saborear el néctar de sus flores.
Xbalamk`e tenía tanta vergüenza que dejó de pasar frente a la cueva que daba acceso al palacio de la muchacha. Sin embargo como estaba muy enamorado, se escondía entre los árboles para verla de lejos.
Un día observó que la planta de tabaco era visitada por muchas aves y que Cana Po las observaba para crear diseños en sus tejidos. Esto le sugirió otra forma en la que podría declarar su amor a la doncella.
El joven cazador le habló a un gorrión y le pidió que le prestara su plumaje y así poder acercarse hasta la planta de tabaco. El gorrión no quería acceder, pero luego de muchos ruegos por parte de Xbalamk`e quedó convencido.
El joven además de cazador poseía poderes sobrenaturales y en cuanto se puso las plumas se convirtió en un gorrión y fue a posarse en la planta donde Cana Po pudo verlo y observarlo, mientras reproducía diseños y colores en sus tejidos.
Luego  Cana Po le dijo a su padre que le gustaba mucho esa avecilla que estaba sobre la planta y que la quería. Tzultak`a la cazó con su cerbatana, con un disparo suave que solo la desmayó y se la entregó a su hija. Cana Po la guardó en su jicara donde estaban sus hebras de tejer. Cuando el gorrión despertó comenzó a piar y ella lo tomó en sus manos lo puso sobre su huipil. 
Al anochecer lo llevó a su alcoba. A media noche Xbalamk`e retomó su forma humana y se manifestó ante Cana Po. Ésta pasado el susto se alegró de ver nuevamente a su amado. Él le dijo que deseaba casarse con ella y llevársela de allí. La joven estuvo de acuerdo porque lo había extrañado mucho pero no quería huir porque sabía que su padre  los encontraría fácilmente mediante el espejo mágico, el Lem. Xbalamk`e ya había previsto esto y le pidió que trajera el espejo más pom y copal. Quemó las resinas y ahumó el espejo completamente. para que el Soberano no pudiera verlos ni encontrarlos.
Cana Po entonces se acordó de la cerbatana Pubche` y Xbalamk`e  le pidió que la trajera y que además consiguiera chile y lo moliera. Después rellenó la cerbatana con chile y la fueron a dejar en el lugar que la guardaba el padre. Y finalmente huyeron siendo de noche.
al día siguiente Tzultak`a llamó a su hija pero ella no respondía. Entonces se dio cuenta que no estaba en palacio. Dándose cuenta del motivo, enfurecido fue en busca de Lem y lo encontró ahumado. Pero Xbalamk`e había cometido el error de dejar una superficie descubierta que era dónde estaba sostenido por sus manos por lo que desde allí el rey pudo observar hacia el lugar huían los jóvenes. Fue en busca de su poderos cerbatana tomó aire y luego soplo. Al inhalar el polvo de chile cayó desmayado. Cuando se repuso se dio cuenta que ya era imposible alcanzar a su hija entonces pidió ayuda a su amigo Cagua Kak, el rayo.
Los jóvenes ya estaban en el Lago de Izabal y cuando Cagua Kak quiso controlarlos se escondieron en los caparazones de unas tortugas. El rayo entonces cayó con furia sobre el caparazón que protegía a Cana Po y este se partió en mi pedazos y fue cayendo en las profundas aguas del lago.
Al día siguiente al salir Xbalamk`e del caparazón que lo protegiera y viendo lo que había sucedido pidió  a las libélulas y las aves que ,con guacales, reunieran la partículas de su amada y las depositaran en trece tinajas. Luego le pidió a una anciana que las guardara sin abrirlas y que él retornaría en buscarlas en trece días.
La anciana oía ruidos, chillidos y golpes que salían del interior de las tinajas pero no se atrevió a tocarlas. Cuando regresó Xbalamk`e se puso contenta y le pidió que se llevara las vasijas porque le causaban espanto.
Xbalamk`e que había ido en viaje para reunir poder, comenzó a destaparlas, y encontró en la primera serpientes, en la segunda reptiles, en las otras animales ponzoñosos, avispas, tábanos, arañas y otros animales. Ya en la antepenúltima estaba desconsolado y pensó que no podría recuperar a su amada Cana Po. Entonces le pidió a un hombre que llevara las dos tinajas restantes y las tirara al agua. Éste curioso abrió una, y allí surgió  una serpiente. Asustado huyó, mientras Cana Po que había heredado parte del poder de su padre retornaba a la vida en el fondo de la última de las tinajas. Xbalamk`e pudo verla y corrió hacia su encuentro pero Cana Po había perdido parte de sus atributos femeninos. Ayudados, los jóvenes, por un cabro y un venado, se tomaron de la mano y ascendieron a los cielos como esposos.
Ahora Xbalamk`e es el Sol y alumbra de día y Cana Po es la Luna y alumbra de noche. Juntos brindan sus bendiciones a todas las criaturas que viven sobre los dominios del celoso padre Tzultak`a y al corazón de la Tierra.

Leyenda Guatemalteca
(ver Pizarra Novedades)

volver a la portada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s