El tambor

TOCANDO EL TAMBOR

En la Bahía de Nipe las madres cuentan a sus niños una extraña historia de por qué las tortugas caminan tan despacio.
Parece que hace mucho tiempo vivía por esos lugares un señor muy poderoso que se llamaba Obala. Sus servidores lo querían al igual que la gente del lugar, porque trataba de arreglar todos sus problemas en forma pacífica.
Gran parte del bienestar de Obala provenía de un tambor mágico que le había regalado un viejo hechicero de las montañas de Nipe.
Cada vez que tocaba el tambor, aparecían grandes cantidades de comidas exquisitas, que eran repartidas entre sus familiares y sus numerosos servidores.
Cuando algún señor vecino se acercaba en son de guerra, Obala lo enfrentaba tocando su tambor; inmediatamente deliciosos manjares aparecía listos para ser comidos y el enemigo; ante tal recepción, olvidaba sus reclamos violentos y todos terminaban como buenos amigos.
OBALAEsto sucedió hace mucho, mucho tiempo, cuando los hombres aún entendían el lenguaje de los animales salvajes y Obala también los invitaba a comer y así amistosamente aplacaba su hambre.
Si embargo ese tambor también tenía su secreto: si al tocarlo su dueño tropezaba, trescientos hombres salían  de su interior y daban una paliza a las personas que se encontraban más a mano. Por supuesto sólo Obala sabía esto y se había cuidado mucho de no tropezar cuando tocaba el tambor.
Obala también sabía que ese instrumento mágico era deseado por muchos, pero el respeto que infundía su persona era tal, que nadie se atrevía a sacárselo.
Una mañana, su esposa  llevó a la hija a pasear a orillas de un riacho cercano y se sentaron a la sombra de un cocotero. La pequeña sintió sed y quiso tomar un poco de agua de coco. Su madre buscó y buscó hasta encontrar un gran coco maduro en el suelo. Justo cuando estaba por abrirlo escuchó un grito agudo de protesta.
Se dio vuelta muy sorprendida y vio a una tortuga que le dijo con voz indignada:
-¿Cómo es posible que robes a un pobre animal su único alimento, si eres la esposa del señor más rico del lugar?
En realidad, la tortuga la había estado observando escondida en una cueva y en ese momento se le ocurrió un plan para apoderarse del tambor.
Tal como lo pensó, la mujer se mostró confundida; sabía como su esposo cuidaba de su buen nombre y no quería ni pensar cómo se disgustaría al enterarse de ese descuido.
-No pensé que el coco era tuyo -le contestó- pero quiero compensarte por el mal rato pasado. Ven a mi casa y te haré un regalo.
Cuando llegaron buscaron a Obala y la tortuga adoptando un tono lastimero, leARBOL COCOTERO contó lo sucedido. Obala se disculpó con ella por lo que había pasado y le ofreció que en retribución expresara un deseo. Sin vacilar la tortuga le contestó, muy seria:
-Te agradezco tu generosidad; pues bien, quiero el tambor mágico.
Obala quedó desconcertado, pero como era hombre de palabra se lo entregó, por supuesto que sin revelarle su secreto.
La tortuga se encerró en su casa y comió durante tres días hasta hartarse; después decidió invitar a sus amigos para mostrarles su nuevo tesoro y también agasajarlos.
Y así lo invitados fueron llegando unos tras otros y se sentaron y esperaron el festín. La tortuga, sintiéndose tan importante como Obala, tomó el tambor pero justo cuando estaba por empezar a tocarlo, tropezó y rodó por una loma. Entonces ante el horror de los invitados, trescientos hombres saltaron fuera de la caja del instrumento y dieron una paliza a todos los presentes.
Los invitados se retiraron indignados y la tortuga, asustada, fue derechito a devolverle el tambor a Obala.
El señor estaba tan contento de recuperarlo que hizo a la tortuga un espléndido regalo ý después le reveló el secreto del tambor.
Parece que la tortuga quedó tan mortificada al saber que todo había sido provocado por un simple tropezón, que desde entonces camina muy despacio paratortuga evitar cualquier percance.

Leyenda cubana
Paulina Martínez, Eva Rey, Pirucha Romera.

volver a la portada

SELLOZZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s