El gallo sin cresta

Una mañana de enero a un gallo blanco se le voló la cresta.
galloLa vio desaparecer en dirección al sol, y dijo muy preocupado:
-Si llega al sol se me va a quemar.
Una gansa amiga le puso en su lugar una flor colorada pero a cada momento se le caía.
La cresta, llevada por el viento, de tanto estar en el aire aprendió a volar. Y al fin se quedó dormida en una nube.
Como la nube era muy delgada porque había tomado poca sopa de vapor de agua, se agujereó, y la cresta cayó arriba de un tren.
Ya despierta, se metió en la locomotora, sobre la cabeza del maquinista.tren
Cuando el tren se paró en una estación, los pasajeros gritaron:
-¡Este tren está manejado por un gallo! ¡Le vimos la cresta!
Y nadie quiso seguir viaje.
El maquinista la arrojó al andén. Una niña se la llevó a su casa y la metió en un sobre. En el sobre escribió: “Al gallo que perdió su cresta”. Y la mandó por el correo. Y la cresta fue de gallinero en gallinero.
Cuando encontró a su gallo blanco dormido en una pata se puso en su cabeza y lo despertó:
-¡A cantar que ya sale el sol!
El gallo se miró en un charco de agua clara y al verse con cresta lanzó un quiquiriquí que duró hasta la salida del sol del día siguiente.gallo cantando

María Granata
(ver Pizarra Noticias)

volver a la portada

SELLOZZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s