Las arvejas de Etelvina

chauchas

Etelvina está pelando arvejas.
Con paciencia, abre las vainas una por una.
De adentro saca tres, cuatro, a veces cinco pelotitas verdes.
Las echará en el guiso, naturalmente.
Llega a la vaina número cincuenta y siete. La abre.
¡Oh! ¡Las arvejas no están!
Se fija bien. Revisa todos los rincones de la vaina.
No, no están.
fiestaPero dejaron un cartel. Por la letra, tiene que ser de ellas. Dice: “Nos fuimos a un baile de disfraces. Volvemos tarde”.
Etelvina está muy disgustada. Nunca le pasó una cosa así en mitad de un guiso.
Ahora no le queda más remedio que esperarlas.
Por culpa de ellas el guiso demorará.
La espera se hace larga. Cabecea sentada en una silla dura.
Como a medianoche abre otra vez la vaina. Las arvejas han vuelto y duermen a pata suelta.
Etelvina grita.
Una está disfrazada de mosca, otra de corcho y otra de pelo.etelvina
Imposible echarlas en la olla. ¡Le arruinarían el guiso!
Etelvina piensa que con esas arvejas no se puede. Mañana le presentará las quejas al verdulero.

Ema Wolf
(ver Pizarra Noticias)

volver a portada

SELLOZZ

Anuncios

Un pensamiento en “Las arvejas de Etelvina

  1. Pingback: “Veo Veo por la ventana” de Egos Teatro: nuestra opinión de la obra | Qué hacemos má?!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s