La ciudad de te irás y no volverás.

images

Había una vez un rey que quería casarse, pero no encontraba una mujer a quien amar y que lo amara. Triste pasaba sus días pensando por qué no encontraba una doncella que lo quisiera de verdad.
En los alrededores del palacio vivía una bruja mala que siempre aparecía y le decía que ninguna mujer lo iba a querer.
Un día el rey conoció en el pueblo a una linda muchacha. Cuando le propuso matrimonio, ella le dijo que tenía la ilusión de construir un hermoso jardín donde debía haber flores, aves, hamacas, fuentes, toboganes y estatuas.
Desde ese momento el rey empezó a arreglar los alrededores con afán y delicadeza, pero la bruja llegaba y le hacía notar que algo faltaba.
En el inmenso jardín construido en forma de U, hizo todo lo que la muchacha pretendía: colocó variedad de plantas y flores, desparramó hermosas aves que tenían su nidal en la arboleda, distribuyó hamacas y juegos con algunas estatuas de yeso y en el medio hizo una fuente circular de tres pisos.
Pero la bruja llegaba y le hacía notar que algo faltaba.
Cambió el color de los juegos y trajo más flores y pimpollos.
images (2)Pero la bruja llegaba y le hacía notar que algo faltaba.

-¿Qué es lo que falta en este hermoso jardín, si todo fue pensado para ella? -le preguntó el rey.
-Al lindo jardín que Su Majestad está preparando le falta una cosa. contestó la bruja.
-¿Qué cosa? -volvió a preguntar el rey.
-El agua encantada -dijo la bruja.
-¿Dónde puedo encontrar el agua encantada?
-En la ciudad de Te irás y no Volverás – contestó la bruja.
A las preguntas insistentes del rey la bruja le fue explicando por dónde debía ir y qué camino tomar para encontrarla. Como el rey estaba muy ansioso y confundido, ella le dijo que debían ir los dos juntos.
Pero el rey hizo ensillar el mejor caballo y partió solo.
En la mitad del camino se encontró con una choza muy pobre y despintada. Allí vivía un viejo petiso y barbudo quien sin saber que era el rey, le ofreció pasar la noche.
Al otro día, muy temprano, el viejo lo ayudó a preparar el viaje, le preguntó hacia dónde iba y el rey contestó:
-A la ciudad de Te irás y no Volverás.
¡Ay!... –exclamó el viejo.

-¿Qué le pasa señor?
Después de un rato le contestó:
-Mira, deja tu caballo y vete en ese blanco. Antes de llegar, por la orilla del camino, verás muchas piedras de varios colores. Aunque no me creas te voy a contar: todas esas piedras son hombres que, como tú, fueron en busca del aguaimages (1) encantada y quedaron así.
-¡Increible! ¿Y quién los castigó de esa manera? -preguntó el rey.
Pero el viejo cabizbajo, no contestó esa pregunta. En cambio le aconsejó:
-Para que no te pase lo mismo no tienes que mirar a los costados ni darte vuelta para atrás. Cuando llegues al agua, alza un jarrito lleno, monta rápido otra vez y di: “Que mi caballo blanco corra más rápido que el viento”. ¿Te vas a acordar?
-Sí, gracias señor -contestó el rey y desapareció entre la espesura.
Galopó largo trecho hasta que llegó al lugar. Hizo lo que el viejito le había aconsejado, fue derecho al agua, llenó el jarrito y montó en su caballo blanco, diciendo:
-“Que mi caballo blanco corra más rápido que el viento”. ¡Arre, arre, caballito, no me abandones, amigo! -repetía nervioso y todo traspirado el rey.
Volaba el blanco cuando una tropilla enemiga lo empezó a perseguir, pero el rey no se dio vuelta porque se acordó de que si lo hacía quedaría hecho piedra.
Después de mucho galopar llegó a la choza. El viejo lo recibió con alegría y lo felicitó
-¿Cómo puedo agradecer este favor? -preguntó el rey.
Pero el viejo cabizbajo, no contestó esa pregunta. Lo ayudó a cambiar de caballo y, antes de despedirlo, le advirtió:
-No hagas caso a los comentarios ajenos y aprende a defender tu felicidad -y después de decir esto, el viejo y la choza desaparecieron.
images (3)Emocionado, el rey llegó a palacio. Puso en el centro del jardín el agua y vio cómo se hacían cataratas y burbujas multicolores cantarinas. LLegó la bruja y quiso opinar, pero él la hecho.
Cuando el rey terminó de organizar todo, partió corriendo al pueblo a buscar a la muchacha.
Y se casaron. Y sus hijos jugaron en el jardín.

Cuento popular extendido en Ámerica del Sur
compiladora: María Luisa Miretti

volver a portada

SELLOZZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s